Una de las muchas obligaciones de cualquier compañía es la cumplimentación y presentación de liquidaciones tributarias, a través de modelos para empresas ante la Agencia Tributaria. El objetivo es informar la actividad empresarial y optimizar la carga fiscal, respetando la legalidad vigente en materia tributaria.

El empresario tiene la obligación de conocer qué impuestos debe pagar y cuándo hacerlo. Sin embargo, la mayoría de los nuevos emprendedores no son conscientes de las muchas obligaciones que una empresa tiene con la Agencia Tributaria.

En la página web de la Agencia Tributaria podemos encontrar 206 modelos tributarios, la mayoría de ellos son aplicables para empresas, pero no entremos en un ataque de pánico, porque los modelos tributarios más frecuentes para empresas se pueden contar con los dedos de las manos.

La primera declaración que se hace ante la Agencia tributaria para informar el inicio de una actividad económica en España son los modelos 036 y 037, de carácter obligatorio. Se trata de un censo que se realiza antes de la constitución de una empresa.

También se deben usar los modelos 036 y 037 cuando modificas tu actividad, hay un cambio de domicilio fiscal o te das de baja en un negocio. Esta declaración no genera pago alguno.

Existen modelos de impuestos para empresas que se presentan cada trimestre, repartidos en los meses de: abril (1º trimestre), julio (2º trimestre), octubre (3º trimestre) y enero (4º trimestre). Otros son los modelos anuales que deben presentarse entre el 1 y el 20 de enero de cada año, en los cuales se declara un resumen anual de los modelos trimestrales.

Modelos tributarios trimestrales más usados por empresarios

Modelo 111. Se utiliza para informar de las retenciones e ingresos a cuenta del IRPF. Es un trámite de carácter obligatorio para todas aquellas empresas que hayan retenido en nómina cantidades de facturas a sus empleados.

Modelo 115. Es una autoliquidación donde se declaran las retenciones practicadas por alquileres. Todas las empresas, que tengan alquilado un local u oficina para el desarrollo de sus actividades están obligadas a presentarlo, siempre y cuando el alquiler supere los 900 euros anuales.

Modelo 222. Sirve para realizar pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades y es de uso obligatorio para las empresas. Se debe presentar, incluso cuando no se efectúe un ingreso por concepto de pago fraccionado en el período correspondiente.

Modelo 303. Se refiere a la autoliquidación del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) y su presentación es obligatoria para todas las empresas. Se utiliza para informar a Hacienda el impuesto recolectado a través de sus operaciones comerciales (compra y venta).

Los modelos tributarios anuales que usamos frecuentemente como empresarios, lo podemos resumir como los siguientes:

Modelo 180. Es el resumen anual del modelo 115 antes mencionado.

Modelo 190. Corresponde al resumen anual del modelo 111 antes mencionado.

Modelo 200. Es de uso obligatorio para todas las entidades que tengan personalidad jurídica propia y que residan en territorio español, sin importar si han desarrollado o no actividades durante el periodo impositivo.

Modelo 347. Se utiliza para informar las operaciones efectuadas con un cliente o proveedor por cantidades superiores a los 3.005,06 euros anualmente. Este se presenta en el mes de febrero.

Modelo 349. Es de uso obligatorio si la empresa realiza operaciones intracomunitarias, como servicios, adquisiciones o entregas fuera de España, pero dentro de la Unión Europea.

Modelo 390. Corresponde a la autoliquidación del IVA de los modelos trimestrales 303.

Artículos relacionados