Puede que llegue este momento muy incómodo e incluso un tanto impotente. Si tienes miedo en perder tu vivienda, este artículo quiero hablarte un poco sobre qué soluciones puede haber dentro de lo posible para no perder tu vivienda.

Por tanto, en este artículo te hablaré sobre qué es una ejecución hipotecaria, tipos de ejecuciones y qué hacer cuando ante este tipo de ejecuciones. Si quieres saber más, solo tienes que seguir este artículo y al final tendrás unas nociones básicas que espero que te ayuden. Así que, sin más, vamos con ello.

¿Qué es una ejecución hipotecaria?

Cuando se habla de una ejecución hipotecaria se refiere a un proceso ejecutivo en donde se ordena la venta de un bien inmueble sobre el que recae una hipoteca del cual, el deudor no puede hacer frente a sus obligaciones.

Por decirlo de otra manera, si una persona dispone de una hipoteca o bien utiliza como garantía esta misma sobre deudas y llegando un momento no puede hacer frente, el bando resuelve la deuda y ejecuta la hipoteca judicialmente con el objetivo de vender dicho inmueble y recuperar el dinero prestado. El proceso ejecutivo pueden ir dirigido de dos maneras.

  • Dirigido sólo contra el deudor: Cuando cae únicamente al deudor
  • Dirigido contra el deudor y otra persona: En este caso existe diferentes tipos de personas a las que se les puede aplicar la ejecución hipotecaria conjuntamente, siendo de los siguientes tipos:
    • El deudor y el tercer poseedor: Se da cuando el deudor no es el propietario del inmueble.
    • El deudor y el fiador: Cuando siendo la propiedad hipotecaria del deudor, dispone de un fiador o avalista en al que recaerá debidamente el requerimiento.

Para que se de el procedimiento de ejecución suele darse cuando el deudor deja de abonar de entre 3 a 6 cuotas, es decir, entre 3 a 6 meses que será cuando el departamento o la asesoría jurídica se ponga en contacto exigiéndote el pago de la deuda de las cuotas atrasadas, en caso de no ser satisfechas será cuando abran el proceso de ejecución hipotecaria.

Cuando se da esta situación, la entidad financiera envía una demanda al juzgado pidiendo la romper el contrato. Para este caso, no se exigirá la cuantía de las cuotas impagadas, más bien se solicitará la cuantía de todo lo prestado. Debes tener en cuenta que este tipo de procesos va mucho más rápido que la de un embargo de bienes en donde es necesaria tasar los muebles dado que solo se exige las cuantías prestadas.

¿Qué hacer cuando te encuentras frente a una ejecución hipotecaria?

El primer consejo que debería indicarte es negociar previamente con la entidad financiera la manera de hacer frente a las obligaciones sin que se llegue a esta acción. Si ya es tarde para esto y te encuentras frente a una ejecución hipotecaria no queda otra que contactar con un abogado profesional para que lleve tu caso, a veces es posible detectar esas clausulas abusivas interpuesta por la entidad financiera en las que se puede llegar a paralizar la ejecución.

Por ello siempre será recomendable acudir a un profesional con experiencia en este tipo de acciones legales en el que pueda ayudarte a salir airoso de todo o parcialmente.

¿Tienes miedo de perder tu vivienda?
5 (100%) 1 voto