Crear una empresa desde cero implica tener en cuenta multitud de trámites de carácter legal, administrativo o de gestión interna para poder desarrollar la actividad con normalidad y seguridad. Esto es algo común a todas las empresas de nueva creación independientemente del tipo de negocio que tenga previsto llevar a cabo. Pero si hay una decisión importante que hay que analizar con detalle es la creación de una cuenta bancaria propia para la empresa.

Debe ser uno de los primeros pasos tras crear la empresa y resulta fundamental para que todas las transacciones de la empresa desde el momento de su creación queden reflejadas en un único lugar y de manera clara e inequívoca. Esto es algo que no se puede conseguir en caso de utilizar la cuenta personal para uso empresarial, ya que se mezclarán movimientos y saldos y la organización será muy compleja

En cualquier caso siempre es conveniente analizar los diferentes bancos con cuentas para empresas o autónomos para conocer las diferentes ventajas que puedan ofrecer. Para ello puede ser de gran utilidad Bank4Pro.es, un comparador bancario para conocer los aspectos claves de las cuentas para empresas de las principales entidades bancarias del país. Del mismo modo también permite conocer las diferentes opciones de financiación, las condiciones y modalidades de transferencias o incluso los sistemas de cobro a los clientes, algo más propio de empresas del sector servicios.

Pero, ¿por qué es tan importante abrir una cuenta bancaria para tu negocio?

Además de porque mezclar en una cuenta transacciones de la empresa y transacciones personales resulta tremendamente engorroso, también existen otros motivos por los que abrir una cuenta bancaria propia para la empresa tras su creación. En primer lugar es importante porque facilita la realización de balances de ingresos y gastos para conocer cómo de bien está funcionando el negocio. Tan solo hay que conseguir el extracto bancario para el periodo de tiempo a analizar para separar ingresos y gastos y así conocer los datos de manera inmediata.

Otro motivo que también es muy importante es para ofrecer una mayor transparencia a la Hacienda Pública. De esta forma se propicia una separación entre los saldos y cuentas de la empresa y los de la cuenta personal para que no haya ningún tipo de malentendido o error a la hora de realizar las declaraciones de impuestos. Una forma sencilla de evitar problemas con la agencia tributaria que tantos quebraderos de cabeza dan a los autónomos y pequeños empresarios.

En último lugar también es importante para poder acceder a préstamos, líneas de crédito o cualquier otro tipo de financiación. Tener unas cuentas claras y ordenadas de la empresa y separadas de la cuenta personal permite conocer el estado de las finanzas del negocio de manera más rápida, algo esencial para poder conseguir financiación en menos tiempo cuando más se necesita. 

Como se puede apreciar son muchos los motivos por los que cualquier emprendedor o autónomo debe contar con una cuenta bancaria propia para su negocio, y es que no existe solución más sencilla para lograr una gestión clara y eficiente.

Artículos relacionados