Es una de las prestaciones por muerte y supervivencia, consistente en una cantidad a tanto alzado de 30,05 euros, para hacer frente a los gastos de sepelio a quien los haya soportado. Se presume, salvo prueba en contrario, que dichos gastos han sido satisfechos por este orden: por el cónyuge superviviente, hijos y parientes del fallecido que conviviesen con él habitualmente.

¡Gracias por leer este artículo! ¿Te ha gustado?
[Total de Votos: 0 Promedio: 0]
« Back to Glossary Index