En los últimos años, la impermeabilización de terrazas transitables se ha convertido en una de las tendencias del mercado

Ya falta poco tiempo para que se inicie la temporada de verano en todo el mundo. Un periodo diferente (por lo general vacacional), en el que las personas disfrutan al aire de libre de multitud de actividades que no pueden desarrollar el resto de año por diferentes circunstancias (condiciones meteorológicas, falta de espacio, etcétera).

Ya sea para salir a correr al campo, para circular en bicicleta por alguna vía verde, para jugar al baloncesto en una cancha abierta o para disfrutar de una bebida refrescante sentado en una terraza. Porque sin duda alguna, no se puede hablar de la época de verano sin mencionar la importancia de las terrazas.

Un elemento diferencial del que la mayoría de los ciudadanos (sobre todo españoles) está enamorado, y que en menos de un mes empezará a estar colapsado por una gran cantidad de usuarios que quieren disfrutar del buen tiempo cerca de casa.

Por lo general, cuando se habla de terrazas la mayoría de las personas tiende a pensar en los típicos espacios abiertos que son propiedad de los bares o restaurantes, y en los cuáles se puede disfrutar de una bebida refrescante o de un buen plato de comida veraniego. Sin embargo el concepto de terraza es mucho más amplio, y abarca también a aquellos lugares amplios (cubiertos o no) que forman parte de la propiedad privada de una vivienda.

Porque, ¿quién no conoce a alguna persona que dispone de una terraza para verano? Ya sea para tomar el sol, disfrutar de un baño en una piscina portable o jugar a algún deporte al aire libre. Multitud de opciones que hacen las delicias de todos los usuarios en verano, esa época del año en la que es importante divertirse y desconectar del estrés impuesto por el trabajo durante el resto del año.

Estas terrazas son geniales para pasar tiempo con amigos, conocidos y familiares, pero también requieren una serie de cuidados mínimos para estar en perfecto estado. Por ejemplo, en las terrazas que están cubiertas por alguna de sus partes la temperatura suele ser muy elevada en verano, lo que en ocasiones dificulta el correcto desarrollo de actividades por parte de los usuarios.

Por ello, en el mercado existen soluciones para aislar las terrazas de las altas temperaturas como Cool-R. Una nueva tecnología que permite adecuar cualquier espacio a las posibilidades térmicas requeridas por el usuario, de manera que se consigue una perfecta impermeabilización de terrazas transitables. La mejor solución para crear una membrana impermeable, que exprima al máximo las posibilidades térmicas del espacio en cuestión.

Cool-R, la solución de impermeabilización ideal para terrazas y cubiertas

Como ya se ha comentado en el apartado anterior, la llegada del verano siempre es sinónimo de realizar diferentes tipos de actividades al aire libre. Muchas de estas actividades o acciones se llevan a cabo en espacios específicos para ello, como es el caso de las terrazas, que en los últimos tiempos se han convertido en uno de los elementos más codiciados por los ciudadanos que compran una nueva vivienda.

Disponer de una terraza abierta o cerrada es un auténtico lujo, ya que en función de las características de esta, los propietarios pueden realizar diferentes acciones que pueden ir desde la celebración de fiestas hasta la creación de un espacio veraniego en el que bañarse y disfrutar del sol.

Sin embargo, en algunas ocasiones estos espacios no cuentan con las medidas térmicas adecuadas y se producen problemas que afectan de manera directa a la convivencia del lugar. Por ello, en los últimos años la mayoría de los propietarios de terrazas han apostado por instalar herramientas de nueva tecnología que ayuden a impermeabilizar y aislar los espacios.

Una de estas tecnologías más novedosas es Cool-R, una pintura impermeabilizante para terrazas transitables que otorga un mayor control sobre la temperatura del espacio en todo momento, sin necesidad de tener que instalar otros elementos más costosos como el aire acondicionado. Con Cool-R todo es mucho más sencillo, ya que tan solo hay que aplicarlo sobre la superficie superior del espacio que se quiere aislar (es la que más sufre las inclemencias del tiempo, y por ende, la que más afecta en la temperatura del interior).

Artículos relacionados